manzanas caidas

sábado, 26 de mayo de 2012

Princesa de un cuento real.

No importa si es de hierro,
o acaso de eso su mascara
si los dedos en su cara,
le duelen como en un corazón su daga
no importa, ya nada importa,
que la luna cuente penas
si los soles, de amores sin amores ya se asquean.
Y al pasar la espera por su cruel final
los dolores de tus golpes, poco a poco se van
no importa, ya nada importa
que la gente hable por hablar
si tu herida ya curaste
ese día al despertar.
Y aquí se va dejando
un suspiro al terminar
con los daños de tu puño
que hoy hago acabar
pues lo que cuenta un cuerpo
no se puede ya olvidar
se escribe a fuego,
se hace mar.


3 comentarios:

  1. Me gustó mucho, gracias por compartirla, se nota que sale del corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El corazón tiene extrañas formas de contar un dolor. Gracias

      Eliminar

tu firma aquí.