manzanas caidas

lunes, 28 de diciembre de 2015

Y era tan grande que tuve que despedazarlo
Quitarle de a poco el tiempo
negarle de golpe el beso
apagarle la voz en silencio
callarle los te quiero.
Despedazarlo, así en trozos pequeños
despojarle de su brillo
arrancarle la magia
pararle el corazón
dormirle las nostalgias.
En pedazos,
paso a paso
recordarlo
en llanto
amarlo en callado
despertando al infierno
esperando el regreso.
Odia, así con muchas fuerzas.
Odia hasta que se te apague el amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu firma aquí.