manzanas caidas

martes, 13 de diciembre de 2016

viernes, 2 de diciembre de 2016



No publicás libros


por no matar


árboles.


Pues...


¿Dónde vivirían
los pájaros
que mueven
tus manos
al escribir
si no hubiera
árboles azules?

martes, 13 de septiembre de 2016

Las tazas de café son un sitio
Vos me decis desde el pasado
 que ese era mi lugar,
y la taza cae al piso,
como el ladrillo a la pared.  

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Vos también tomas café, a dos ciudades de acá. En otras tazas dejas las preguntas sobre nosotros, mientras pensas qué le vas a decir cuando ella te pregunte sobre el mar. Para mi el mar siempre fuiste vos, para vos el mar fue nosotros. Pero los secretos de las tazas te enfrían en café que te tomas igual para salir de ese lugar, en donde no estamos, y en donde el mar, es otra taza con café frío y sin color.

sábado, 3 de septiembre de 2016

- yo ya no siento lo mismo
Y la tormenta de sus ojos era tan grande que se inundó la ciudad el 1ero de enero del 2015. 
Mi mamá había salido en el auto, me contó que se tuvo que subir a la vereda cuando iba por la roca, y que el agua castigaba con tanta fuerza que entró hasta en el baúl. 
Y sí, yo pensé en esa chica escuchando romperse el mundo en una simple frase, y sí, la vi ser tormenta, con el trueno en los ojos, con el agua en las manos, con todas las personas metidas en sí, con la soledad de las calles desiertas.
Mi mamá me contó que ese día se había asustado tanto, que solo rogaba a dios que pare, ella cree en esas cosas, yo no estoy segura de creer en nada.
Volví a esa imagen de ella llorando, aún en los brazos del ejecutor, temblando, más triste, más sola.
-te voy a extrañar flaquita linda, tenés que ser fuerte, yo voy a estar aunque no me veas.
Mi mamá me contó una vez que esa chica soñaba con manejar el clima, que cuando ella saliera de casa, saliera el sol, y que cuando ella esté triste, el día sea gris, y cuando llore que llueva, tonterías de ese estilo, que recuerdo ahora porque ese día se le cumplió, pobre mina.
Mi prima ese día se quedó en su casa, no tuvo ninguna anécdota interesante para contar, solo que se le lavó la vereda, y las huellas del matambre al verdeo que se le había caído la noche anterior cuando iba a la casa de mi mamá por el festejo, y sí... se lo comieron con piedritas.
La mujer triste se quedó dormida abrazando a ese extraño, cuando despertó fue hasta el baño, seguía lloviendo en todos lados. Miró la imagen en el espejo, se preguntó si iba a poder con tanta agua, siguió lloviendo un poco más.
-aunque te pese yo fui tu mejor novia
-Si, ese título no te lo saca nadie, yo debo ser el más gil del mundo para dejarte ir
-yo lo sospeche siempre igual
-te amo
- no seas pelotudo.
Mi mamá dice que son 4 años no cumplidos, a mi me suena a la profecía del no nacido, no sé, asi de boluda soy. Mi prima dice que el matambre estaba rico igual, yo no lo probé por estar tormetiando en otra parte.

jueves, 31 de marzo de 2016

Eran indios contra españoles, eramos vos y yo enfrentados, era de tarde, era una reina sin cabeza, era un maldito caballo saltando de no se donde, eran esas piezas puestas sobre esos cuadros, era mis manos moviéndose en el espacio... era un ganador, eras vos el perdedor (aveces). Era nuestra partida de ajedrez.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Son muchos libros los que leyeron juntos, pero cuando el tiempo dijo basta a esos momentos en sus labios, eran muchos más los libros que quedaron sin leer.

sábado, 19 de marzo de 2016

Recogió los pedazos, los metió en una bolsa, esas que se llenan de basura, esas que son negras para tapar lo inmundo del desperdicio. Esos pedazos una vez fueron una cosa entera, cosa, que latía por él.