manzanas caidas

lunes, 21 de agosto de 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

Me pisó, así como si pudiera. En mis oídos sonaba la dulce melodía de las lágrimas que parecían danzar al desprenderse de las pestañas, pero dentro del iris, más al fondo de los párpados, los 7 colores brillantes parecían sonreír de cabeza.

martes, 8 de agosto de 2017

En el ropero
cuelga
de una
percha amarilla
el paraguas
que me prestaste
para que no me moje
la lluvia
y no me haga barro
con los puños en el suelo
cuando llore de dolor.

jueves, 27 de julio de 2017

Has querido
llenar
los espacios vacíos
de tus manos
con todas
las palabras
que
las puntas
quebradas
de los lápices
no
han podido
decir. 

martes, 25 de julio de 2017

Lo estrepitoso de la ciudad
anuncia que ya llegás,
lo escribo en una hoja nueva,
 y las líneas del papel
ansían tu rostro.
Estás aquí,
como todo lo que tiene sentido,
como todo lo que importa,
como todo lo escrito,
con la mitad
de éste
crayón azul. 

viernes, 30 de junio de 2017

Cuando era chiquita, Amanda se dejaba pistas para volver el tiempo atrás, las guardaba en latitas de mentisan para enterrarlas en el patio de casa, y se esforzaba en memorizar cada detalle, para que de grande, recordara cómo volver.
Las latas escondían monedas, botones, y la nariz de un peluche... eran esas mismas latas, que hasta hoy, no han cambiado.
Amanda, con los ojos llenos de ayer, las toma en sus manos, con las mismas, que de grande se escribe pistas como éstas, para poder volver a ella, y no perderse.