manzanas caidas

jueves, 5 de abril de 2018

En medio de las pinceladas, Estefanía escuchaba crujidos
maldición, que sucede?
Pensaba mientras las preocupaciones en su cabeza hacían montañas. A medida que avanzaba en su pintura, los crujidos comenzaron a tomar forma, no estaba segura de cuál era la onomatopeya correspondiente, pero le sonaba familiar.
Una noche, a altas horas de la madrugada, cuando la pintura de Estefanía dormía sobre un viejo atril, los crujidos sonaron inconfundiblemente a gaviotas, la playa parecía tener vida! Estefanía de inmediato tomó sus pinceles y sus óleos, y comenzó entusiasta a culminar los detalles de su cuadro, ahora, también se escuchaban las olas romper en la costa, que fenómeno más exquisito! cuanto milagro! cuánta vida! Estefanía siguió pintando cada vez más detalles y su manos manchadas de pintura comenzaron a fundirse en la obra sin que ella se diera cuenta, sin que nadie en el mundo pudiera explicar cómo hizo Estefanía para pintar el cuadro desde adentro.

martes, 20 de febrero de 2018

Las gotas caen
en las calles
como si supieran
que camino
con el corazón
de alguien
que amó
a un gato

lunes, 5 de febrero de 2018

Poma de Ezequiel Campos


"ella dice que

es triste
ah pero
cuando se juntan
con el de rulos
las tazas
los pájaros
y los rulos
todos
se cagan de risa"



FB: https://www.facebook.com/tohxi
https://www.facebook.com/lahojaenlaventana 

lunes, 29 de enero de 2018

I

Abro el cajón
y el cuarto
levita
en medio de plumas
quebradas


II

por la ventana
un árbol solitario
recoge pájaros muertos
del suelo


III

ojalá
la soledad
no nos pese tanto
cuando todos
los poemas
se hayan
ido
de nosotros

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Entendí
que al silencio
también le crecen voces
y que aunque tu imagen
se desvanezca
en mis sueños
como si fueras un niño
abandonado
al que le faltan
piedras para estrellar
contra una ventana
nunca te vas a ir de mi.
Estas en las canciones
que nunca escuché
entre las tristezas
que se le escapan de los ojos
a las gárgolas
cuando llueve
y me miran fijo
sin decir tu nombre.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Caían
hasta abajo de la mesa
las miguitas de la tarde
caían hasta el piso
como se caen todas las cartas
que hacen oscuridad
a las luces de las puertas
no estabas
y a mi sobrino
se le dio por apoyar
su cabeza en mi pecho
que sonaba a migajas
cayendo
al suelo